Lagrima en blanco

ROSA BELLA

Parecía inofensiva en su blancura,

llegó fácil y casi sin esperarla,

se posó en mi regazo sin sentirla,

la mire, y me sentí su esclava.

Y eras tú, en tu sonrisa,

y eras tú, en tus palabras,

era una imagen de un tiempo,

era un recuerdo sin habla.

Y es que deseamos todo,

o no sabemos que es nada,

o sabemos sin querer,

o ansiamos nuestra ansia.

Y cae la lágrima roja,

la que al infierno nos manda,

la que llora sin lamentos,

la que quema la esperanza.

Y miramos sin saber,

si ver está en la mirada,

o es un tacto de dos seres,

que se pierden en su trampa.

Y reclamamos al cielo

y al universo su gracia,

rogándole a cada instante,

que nos retorne su magia.

Pero se rompió el hechizo,

con que su mirar besaba,

y perdimos su destino,

en una caricia vana.

Y aquel blanco que vivimos,

ya no nos cobija al alba,

quedó clavado al recuerdo,

si olvidamos, demos gracias.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: