Atracándonos

10151785_648707065202270_8738029836392006784_n

Y quizá la noche fuera oscura, pero sin ti,

porque en ti la alevosía nocturna se convierte en paraíso,

en ti el pecado lo medito y  premedito,

en ti y de ti culpable me confieso,

no de amarte,no; de adorarte en cada espacio que ocupas.

De noche, día, aire, tierra y fuego;

porque fuego eres en mi que ningún elemento apaga,

en mi llama ululante y brasa susurrante;

en mi suave brisa de mar arribando a mi playa,

que ávida de ti, te lanza amarres donde dejarte amar y volar.

Amar de mi y volar de mi,

que en mi eres porque lo que quieras ser en mi,

y yo de ti, pirata atracándote en ebrias noches para beberme tu deseo.

A ti te abordo para izar mi bandera en tus sueños,

vencedora, bucanera en tu cuerpo y tu alma asaltados y reos de mi.

En mi eres, hombre prisionero a mi entregado,

de tu boca escapa el gesto al que someto mis naves para entregarte mi fortuna;

a ti que en mi piel dibujas mapas de islas y grutas donde amagarte.

Tú, reo entonces, capitán ahora de mi destino,

a ti entrego mis noches, donde mis dedos, mágicos en tu piel,

recran cada marea de gemidos que no ahogamos,

hasta llevar a puerto nuestras ansias.

 

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: