De cielos y avernos

1920115_1431757257063780_1883616956_n

Y te quise, te amé tanto,

que me escapé de mis manos para tocarte,

y es que antes que tacto eras tú,

el contoneo de tu mirada en mis caderas,

el baile te tu sonrisa en mis labios.

Abandoné mi cuerpo,

mi piel se vistió en la tuya,

porque te quise de alma y de infierno,

de alma en el cielo entre tu cama y tu boca,

de infierno al descender en cada ausencia de ti.

Te quise, te amé tanto que mis manos contaban tu historia en otros cuerpos,

escribí líneas vacías de alma en cada averno sin ti,

y entonces, cuando de nuevo tus dedos bailaban mi espalda,

solo entonces,

cada fuego prendido en nuestra piel,

viajó con mi deseo al único paraíso reconocido,

ese que cada día empieza en cada contorno de ti,

y acaba en cada poro que te beso.

 

 

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

Un comentario en “De cielos y avernos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: