Jerai


Nada en nuestra vida es casual, porque eso a lo que llamamos casualidad, siempre tiene un significado; a veces deja huella, otras aire fresco, quiza una caricia o un beso, un instante de belleza,  un arañazo en el alma o un suspiro y como no, dolor, ese también está incluido en nuestras marcas casuales.

Mi última casualidad se llama Jerai,y ha llegado a mi vida como un torrente de luz, de amor generoso, de complicidad, de caricias, de miradas, lleno de la belleza de lo sencillo. 

Sé que nos estábamos esperando, yo a él, que ha transitado por la soledad, el hambre, la tristeza y la injusticia de algunos llamados racionales y él a mí, cuando la oscuridad de un dolor físico sin tregua, con lágrimas del alma, me quiere encerrar y poseer sin descanso.

Juntos amanecemos y atardecemos en paseos entre el silencio y nuestras complicidades, juntos pasamos el día cuando debo estar tumbada sin remedio, y se tumba a mi lado, se acerca lleno de caricias o compartimos un sándwich.

Sí, Jerai, ese ser desbordado de amor, es mi perro, se ha instalado hace poco en mi vida para hacerla mas cálida, y cada día doy gracias por tenerlo a mi lado, por ser mi amigo, mi compañero, ese ser de luz que hace que mi corazón brille de felicidad cono solo mirarlo.

#adopta #penasparaelmaltratoanimal #ponunpeludoentuvida

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

17 comentarios sobre “Jerai

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: