Si puede ser


He decidido que no quiero que te vayas, he decidido anclarte a mí, sin que lo sepas, dulcemente, como habías olvidado, con la ternura de lo que cubre nuestra piel para que se erice, con la sabiduría del tiempo existido, con la paciencia que el dolor destila en nuestras venas para que sepamos vivir sin, con el brillo de una sonrisa que me desnuda a tus ojos y a los míos, con la paz que otorga la ausencia de duda, con la vida que se vive en un rincón del mundo donde pasan los días en un ir y venir de detalles y hecatombes, sin sabernos mucho, pero sabiéndonos ser sin estar, con el mérito de escalar la cima que es vivir con la mochila de lo que tienes y te lastra y lo que no tienes y te va aupando a un destino incierto, porque nunca sabemos, cuándo, al girar la esquina, ya no habrá calle, y se abrirá el abismo al único desconocimiento certero, la muerte.

Y esa, si puede ser, la quiero con los labios sellados por tu último beso.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

2 comentarios sobre “Si puede ser

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: