Retorno de agua

Y no tengas miedo, porque regresarán las flores, los días de luz, aquellos que fueron y que ahora duermen atrapados por los miedos de tu alma, y las noches trasnochadas de dolor serán recuerdo, regresará la fe a ti, a ese mundo torpe que te zancadillea los despertares, y el agua bañará tu rostro cicatrizando heridas… Miró su reflejo en el lago, aquel ya no era su cuerpo, su rostro surcado de tristeza era una mueca trazada para no gritar ni rabias, ni odios, ni pasiones. Se lanzó a romperlo, se sumergió en sus males para vomitarlos. El frío la heló al salir, bajo el árbol inerte la sombra de sus llantos, congelada, su mirada en otros ojos y sus manos en otras manos. Dijo adiós, incerteza de futuro, el pasado atado al yunque bajo el agua, dio los pasos, no sabia que iba a ser, tras el asesinato de las sombras, solo tenía una pena, el dolor al andar de sus pies descalzos, y alzó la mirada a un sol de invierno, y a su abrigo tomó el camino, le dio sus huellas y él le construyo un mundo a sus pies de barro.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

5 comentarios sobre “Retorno de agua

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: