Maldita

Maldita sea mi suerte,

mi estampa y hasta mi figura,

aún maldita mi sombra y el cuerpo que la derrocha,

que de negro ando cubierta a todos días y a horas,

y a deshoras me repongo

a saborear derrotas.

¡Ay ánima encadenada la mía!

a errores que me condenan a la hoguera del cautivo,

al viento de los sin aire,

a los que mueren de encierro, esperando el veredicto,

No, no hay vida para los malditos,

y malditas son mis penas, mis palabras, mis suspiros,

maldita la tierra ingrata,

que cultivada con alma y regalada con brio,

te devuelve pena negra de un fruto malo, podrido,

que no hay boca que lo tiente,

ni siquiera a beso tibio.

Maldita sea mi hora y los instantes que fueron,

que de tanto luto vivo,

que en vida me estoy muriendo,

en esta jaula sin oros,

de letras a desvaríos,

adiós, que a bocaos el alma,

el vivir me está comiendo,

maldita sea, maldita,

la vida del maldecido.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

2 comentarios sobre “Maldita

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: