Cuando me mates

Cuando me mates, hazlo rápido,
que no sea como ahora,
que siento tu rabia y tu desprecio correr por mis venas,
y cada día, me intoxico más,
cada día tu veneno debilita mis articulaciones,
paraliza esa parte de mí que me da el habla,
decídete ya,
y cuando me mates de arma blanca o negra que sea solo un instante malo,
aseguraté de que este corazón que has pisado una y mil veces de latir deja,
y tira el arma,
y no se lo cuentes a nadie,
que muerta me tienes ya,
de mentiras, disparates, odio en tu mirar fundido,
cortes que no emanan sangre,
mi ser roto, hecho añicos,
y sin embargo a esta hora,
no hay ni juez ni castigo,
para que haberlo después,
cuando yo ya me haya ido,
al lugar que van aquellos que en este mundo malditos,
ni un día de paz tuvieron, ni un segundo, ni un suspiro,
no me dejaste vivir la vida que un día te di,
me arrastraste cual muñeca por los lodos de tu sino,
nunca escuchaste mis voces, mis súplicas, mi aullidos,
lo que sea hazlo ya,
que me ahogo en mi destino,
y esta muerte es más lenta,
más dolida, sin respiro,
y para que vivir muerta,
enterrada en tu odio vivo.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: