El Idiota

Al galope el señorito recorría su tierra con porte elevado por el trote i por las ínfulas,
al galope,
y en la tierras los braceros de sol a sol doblegados, recogían su dinero por un coste regalado,
doblegados.
El patrón en su despacho, con puños blancos y lazo, contaba sus beneficios,
en su despacho
y en la oscuridad profunda, negros pulmones y rostro, el minero envejecía,
el minero allá en la mina.
El dueño con su señora, le guiñaba a su querida, en los baños o en la ópera,
le guiñaba,
y en turnos de doce horas el obrero le fundia, le movía los telares, doblaba cajas vacías,
le fundía
Los niños medio vestidos hacían el pillo en la calle, y las niñas las tareas, la pequeñas mujercitas.
Aquella era otra España, dirán voces a bocinas.
Y miro a mí alrededor, y hay braceros en los campos, pero son de otro color, los señoritos que siguen, se pasean a caballo siempre que hay ocasión.
Minas ya nos quedan menos, pero sigue habiendo hombres, que nunca vez azul el cielo, cuando lo ilumina el sol,
puños blancos sobran muchos, pero ya no llevan lazo, dicen que traje y corbata suele usar el ladrón,
hay turnos de doce horas y de ocho simulados, que con precario salario ni dieron ni dan al obrero para techo, pan, colegio, impuestos, medicación,
Y hay pillos por la calle, fumando porros en pellas, y pillas que les adornan, que de eso va el regueton,
y lo que hay antes y ahora, es pésima educación, porque no quieren que piensen,
les gusta más el robot,
y entonces nos explotaban y ahora con otro disfraz, cambiando hasta las imágenes para así desinformar nos mueven por televisión,
no sea que nos enteremos de alguna historia veraz y nos demos cuenta antes de hora,
que el idiota se construye igual que un ordenador.
Y al mirarnos al espejo, un buen dia, al leernos, descubramos al idiota.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: