Poderoso caballero, Don dinero.

El dinero no da la felicidad, frase que todos hemos oído e incluso dicho cientos de veces, pero una mayoría, juega aunque sea muy de vez en cuando, a la lotería de su país.
Quizá no, tenemos una larga lista de ricos y generalmente famosos muertos, por suicidio o por quedarse sin ganas de vivir, e incluso todo el dinero del mundo, no te salva la vida, desde Cristina Onasis a Steve Jobs pasando por Kurt Cobain y casos similares, podríamos aseverar que la frase es correcta.
Pero no, esa es la frase que el 1% del mundo, quiere que nos creamos el 99% restante, y que como cantaba Julio Iglesias:”La vida sigue igual…”.
Si que es verdad, que hay gente que con muy poco es realmente feliz, personalmente a mí no dejan de chocarme las imágenes de niños africanos, con una inmensa sonrisa, en un estado de pobreza importante; pero también están las imágenes de esos niños, que nos ofrecen las ONGs, que trabajan sobre el terreno, para intentar remover nuestras conciencias consumistas.
Y es que una pequeña parte del mundo hace ricas a las empresas con sus productos “light” mientras otra gran parte del mundo muere de hambre o pasa necesidad.
Y no hace falta viajar fuera, en este país hay niños que sólo comen bien una vez al día durante la temporada escolar, luego al llegar a casa, la necesidad aprieta, ¿No sería más feliz esa familia con 500€ más al mes? Seguro, tiene que ser muy duro para unos padres ver las necesidades båsicas que no pueden cubrir para sus hijos.
En este momento se debate, en nuestro país, la subida del salario mínimo interprofesional, de 600 a 900€, cuándo en las grandes ciudades, donde más trabajo hay, un cuchitril para mal vivir te cuesta más de 600€ al mes.
Hay dos partidos que se oponen a la subida, ya de entrada, no haría falta decirlos, pero lo haremos PP y Ciudadanos, ambos convencidos que con una bandera debajo de un puente o en un cajero o un soportal, se cría muy bien a los hijos, se les alimenta bien, tienen ropa y calzado adecuados y pueden estudiar…Y los más grave, es que gran parte de los medios de comunicación les apoyan, obviando o dejando ver casi de tapadillo otras noticias. Algunos me dirán, ya estamos con el populismo barato, y yo les contesto, no y cien veces no.
Si en este país se suprimirá el Senado, que sirve poco más que para hacer la siesta y un sudoku, y las prebendas de las señorías que ocupan sus bancos, los sueldos vitalicios de presidentes, que ya ganan un enorme sueldo en compañías a las que en algunos casos ellos mismos han privatizado, lo mismo que los diputados que están más de dos legislaturas, los coches oficiales, que somos el país con más coches, iPad que pueden comprar con sus sueldos, las dietas que se usan sin escrúpulos, el dinero regalado a la banca y a empresas privadas afines muy afines al poder, y todos sabemos cuáles son, y ya no digamos, si en vez de aparecer cadáveres por suicidio, apareciera el dinero de los Gurtel, los Eres…
En ese caso, España, país al que pertenezco quiera o no, tendría los deberes hechos, los números serían otros, las pensiones estarían seguras y Europa no no llamaría la atención.
Pero claro, como el dinero no da la felicidad, por eso dentro de la mayoría de partidos, los cuchillos vuelan por un puesto, que asegure uno de esos otros puestos, que luego te permiten vivir la vida, y no trabajarla doce horas por ochocientos euros al mes. Y es que no da la felicidad, a veces no, no es un seguro de vida, pero a veces si o te la hace más cómoda, lo que está claro, es que si tiro un millón de euros por la ventana, ni uno solo de nosotros, diría , yo no lo quiero, que no da la felicidad.
Señores de arriba, no somos tan tontos, la frasecita ya no convence, y sino, ¿Por qué siguen algunos de ustedes robando a manos llenas con sueldos que harían felices a más de la mitad de las familias españolas?
No seamos, absurdos, con las necesidades básicas cubiertas, y algún caprichito, se puede ser muy feliz, pero, ¿empezamos a contar cuantos seres en este mundo no tienen cubiertas las necesidades básicas?
Y ahí lo dejo, para que cada uno reflexione. Es que pronto tocará votar, y a mí la ensalada de hilos de colores, no me acaba de pasar por la garganta, como que se me reseca.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: