El pecador más bello

Me gusta pasear entre los almendros en flor,
una primavera un mes avanzada viste los campos de belleza y alegría,
mi perro huele, salta y disfruta de olores desconocidos,
sólo me faltas tú,
tu mano fuerte agarrando la mía sin miedo,
mirando los dos un futuro dónde nos vemos juntos,
a ratos mirándonos los ojos,
entonces las bocas deseosas se acercan,
besos sutiles y sublimes se alternan en nuestros paladares,
nos sabemos de cuerpo y de mente,
de pensamiento y palabra,
nos sonreímos y le guiñamos el ojo a esa vida que nos ha regalado el placer de ser y estar juntos,
nunca es fácil pero nada es fåcil,
pero nosotros lo haremos,
conseguiremos nuestra tierra de esfuerzo, de piel, de palabra, sonrisas y carcajadas,
y de amor,
mucho amor,
porque cuando el amor llega no puedes cerrar puertas ni contraventanas,
su huracán te invade,
y sigues siendo un tú con otro yo,
con el que compartir pasos pequeños y largos,
por eso cuando el amor llega,
hay que abrirle puertas y ventanas,
hacer que crezca,
llenarlo de detalles y de guiños compartidos,
porque amar, es el pecado más bello que pueda cometerse.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

2 comentarios sobre “El pecador más bello

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: