La otra vida

A veces el dolor te parte en dos,
el sol te quema el alma,
el silencio idiotiza tus segundos,
la inutilidad del ser,
la vegetación entre horas que no acaban,
noches en el potro del suplicio,
ni química ni sueños,
la primera se agotó de ti,
los segundos han saltado en mil pedazos,
mil veces te re construiste,
y las herramientas hoy son herrumbre oxidada,
ya no tienes como ser,
te robaron el cuerpo,
y la mente rechazó el nuevo órgano,
ya no cantas,
ni siquiera tarareas,
eres un bosque de espinas,
ya sin rosas,
que no crecen en ti marchita,
seca de no saber llorar,
tu cabeza gira trescientos sesenta grados,
solo eres desierto,
ni mano que acaricie,
ni abrazo que reconforte.
Y es que se puede morir en vida,
y vivir, estando muerto.

Cuadro: Enrique Lite

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

3 comentarios sobre “La otra vida

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: