Bailando al infinito

Si hoy quisiera bailar,
lo haría solo conmigo,
con los días ya pasados entre silencios y gritos,
con las noches de buen vino,
sola e ida en mi sofá o rodeada de amigos,
con los besos que robé y algunos repetidos,
con muchas de las caricias,
con un tango en vinilo,
con samba en luces de estrellas,
y bachata con tu ombligo,
pero hoy bailaría sola,
borracha de lo vivido,
olvidando las cadenas, los dolores, llantos, o hipidos.
Bailaría con sonrisa, carcajadas y delitos,
el de amar demasiado,
el de dar sin egoismos,
el de beber de cien bocas,
y en cien cuerpos sumergidos,
bailaré porqué estoy loca,
y he saltado mil abismos,
y ebria de tanta vida,
de salsa darle los pasos,
a llegar a un ser no mío,
dónde bailar rock & roll,
con sus trajes de domingo,
y cuando llegue el momento,
lucirė en cueros,
bailando, al final del laberinto,
al cielo alzad una copa,
y al infierno las barricas,
que me apetece bailar,
pero quiero bailar sola

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: