Yo, bruja que tus ojos

En mis manos se refleja el cielo de otros tiempos,
esos que si miráis mis ojos cuentan historias,
cada rasguño o herida reposa en ellos,
de bruja dicen,
quizá de misterios que guardo de aquellas otras vidas,
porque de vida fui,
y de vida soy,
y vivir es caer y levantarse cientos de veces,
nadie sale indemne de este recorrido,
ni justos ni poderosos,
ni injustos ni pobres,
aquí luchamos cielos e infiernos,
y si es por mí,
que el averno del dolor se abra sobre aquel que desprecia la muerte de un semejante,
y entonces,
engullidos por sus odios dónde arde la basura cósmica,
otros cielos brillaban más,
pese a aquellos que del odio y la envidia hacen su fiesta,
poderosos aquellos que creemos y no perdemos la esperanza de nuestros ideales,
corazones fuertes de mente abiertas,
luchadores de la igualdad del ser por el hecho de ser,
nuestra única arma la fé en lo que creemos,
nuestras manos las armas para un mundo mejor,
nuestros sueños el traje que vestimos,
y si morimos,
renacemos de nuevo con los ojos llenos de esperanza,
el alma de los malditos de este mundo enfermo,
el corazón que sigue latiendo pese a la escoria dominante,
sí, míramé a los ojos,
soy la bruja que quemasteis,
pero aquí estoy de nuevo para no rendirme,
y si algo ha de arder,
que sea la podredumbre de vuestra mentes delirantes.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: