Mujer Mariposa

Cuándo el dolor que estalla en tu cabeza,
que ha retorcido tu ser durante casi dos décadas,
se manifiesta de nuevo,
pierdes el control de tu respiración e incluso de tu voz,
cuándo solo te queda llamar a tu médico y apenas puedes explicarle,
cuando unas gotas más,
te devuelven la respiración y el habla,
pero te adormecen en un limbo,
dónde el sueño es solo una máscara,
y solo te responde el silencio y ese retronar de tu cabeza que impide que escuches tus propios pensientos;
entonces sabes que estás sola,
que tu dolor es solo tuyo,
que ser mujer es de segunda,
que ser mujer dañada o muerta es de tercera,
que ser mujer con la mente destrozada es simplemente no ser,
es entonces cuándo consciente de la levedad de tu ser,
de ese dolor que impide respirar tu pecho,
pensar con claridad es una utopía,
entonces,
es cuándo quisieras extender tus alas,
ser bella mariposa de una sola primavera,
y poder posarte unos instantes en ese rincón de ser que siempre amaste,
para luego dejar el recuerdo de la brevedad de la belleza del ser,
en algunos paraísos

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

2 comentarios sobre “Mujer Mariposa

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: