De nombre soledad

Mira tu sonrisa en el espejo,
así sin más eres un ser bello,
cierra los ojos y deja el tiempo pasar,
imagínate con esas marcas de la piel que indican tiempo,
esos ojos ya no tan grandes pero que aún sonrien,
ese pelo que se ha ido tornando blanco.
Luego sal a la calle,
y si una imagen parecida a la que viste a tu lado te sonríe, sonríele,
dale conversación si te la da,
ayúdala con las bolsas o al cruzar la calle,
porque ellos, esos ancianos con la sabiduria que dan los años,
son el espejo de nuestro futuro,
y quizá, en demasiados de ellos, mora una gran vacío,
un tiempo y un espacio que no desearon,
ese estado que te puede rasgar por dentro,
ese tiempo angosto de bello nombre y días inocuos,
ese futuro incierto que puede llamarse soledad.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

2 comentarios sobre “De nombre soledad

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: