Mi heroína particular

Es una mujer normal, nunca ha sido una líder. Lo tuvo todo, buena cuna; pero cómo muchas eligió mal. Sufrió el maltrato físico y psicológico, y aún la llevaron a declarar al cuartel. Sobrevivió desde la muerte física y del alma, tenía un hijo, y trabajando sin descanso lo sacó adelante, a pesar del padre, a pesar de muchos.

-Tras una pequeña tregua, la vida la eligió de nuevo para ensañarse con ella. Una mala caída le destrozó un pie, se unió una mala operación y desenbocó en muchas otras. Una pensión total y seguir trabajando, varias caídas, más operaciones.

-Pero cuando la vida se empeña en ponernos a prueba lo hace a lo grande, a la par su madre fue diagnosticada de un linfoma y su padre, muy batequeado por la vida empeoró en su salud. Pero ella nunca se ha rendido, hospitales y más hospitales con y sin muletas, noches en un sillón, días trabajando. Y hoy sigue, recién operada ocupándose de todos, incluso me anima a mí.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: