Luz a las sombras

El cielo en un sereno gris que no amenaza, el sueño escasea, y son ya algunas las tareas hechas.
Desde mi ventana, adivino un mundo que conozco, ahora sin mí que no puedo salir con mis perros. No siento miedo, mucho menos pánico, el plan está trazado y en la luz veo el camino. Pero quiero seguir cuidando de los que de mí dependen, mi hija Lisa, y mi extensa familia peluda.
Siento paz en mi interior, jamás me sentí así conmigo, siempre ponía un pero.
Hoy se que soy camino de muchas y distintas paradas. Hoy se que soy un ser construído de todas las almas que me transitaron y me transitan, humanas o no. Mi consciencia de mundo es la misma, pero creo que estamos cerca de poder cambiarlo, a ese otro que durante siglos, unos predicaron, otros debatieron, otros lucharon, y otros soñaron.
No, el miedo nos paraliza, nos roba energía, debilita nuestro sistema inmunitario convertido en estrés.
Miro a mi alrededor y veo humanos que mueren o enferma salvando a otros humanos, y su luz se queda luchando para seguir protegiéndonos.
Y es que ante el grito de las entrañas del universo, todos somos iguales, no hay dinero que compre salvoconducto, ni la bondad ni la maldad.
Solo sigo desde mi mente, conectada a ese mundo que nos grita, ser luz en ese cielo gris que no amenaza tormenta, porque la tormenta nos alcanzó hace ya unos meses.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

3 comentarios sobre “Luz a las sombras

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: