Me bebo a mí

¡Sí! Culpable,

me dejé llevar por tus susurros,

por aquellas palabras que de noche,

asolado mi cuerpo de deseos de antaño,

parecían caricias descendiendo de boca a piernas.

Y tus labios,

malditos traidores henchidos de palabras huecas,

bajaban por mi cuerpo hasta descabalgarme de ellos para cabalgarme de ti.

Hoy he decidido que ya no te espero.

Mi puerta se cierra a unos ojos ya ciegos de ti.

A labios en rezos que no se contestan, abrazos de aire, en dos manos muertas en huecos inertes que son días sin ti.

Se acabó la ronda bajo mi ventana, en ratos que entre otras pensabas en mí.

Ya no estoy borracha, ni triste ni ansiosa, no, ya no te celo.

Hoy a mí me bebo que me celo a mí.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

5 comentarios sobre “Me bebo a mí

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: