Mañanas de deseo

A veces retazos de versos, quedaron en el tintero del tiempo, era 2014. Hoy mi gata Cleo, como otras veces, veló mis sueños y desperté tarde como hacía mucho y con una sonrisa, en paz…Y en mi ombligo empezaba a contar una nueva historia, yo le interrumpia con mis lababios para poner caricias entre paréntesis debajo del suyo, y entre nuestras piernas se elevaba un mundo que erguía mis caderas siempre pidiendo que no llegara al final…

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: