Canto rodado

Podría imaginar el primer canto rodado del que salió un corazón,
incluso los rostros de nuestros antepasados milenarios al darlo y recibirlo.
Pero sin embargo no estoy.
El sentimiento de no pertenencia a veces es libertad otras desarraigo.
Me siento a medio camino.
Bebo un trago de agua, hace horas que dejó de estar fría.
Tomo dos piedras, las golpeo una y otra vez, no consigo nada más allá que un dolor intenso en mis manos. Estas que no son aquellas.
No sujetan como antes ni pueden escribir como antes.
Ya ni siquiera soy manos.
Quizá soy el trozo de piedra que sobró de aquel milenario corazón.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: