Fuera de la rayuela


Solo a ti te quise con la pasión de lo oculto, con ese deseo.
El anhelo de lo prohibido es uno de los caracteres más humano.
Aquello que no nos dejan tener o hacer es lo que más prende en nuestra piel y en nuestra alma.
Y allí estabas tú, y estás.
Eres un relato inconcluso de mi vida.
Una sed por saciar que a días me ahoga y he bebido de otras aguas.
No, el tiempo no borra las ansias, quizá las desborda.
Y allí estabas tú y estás.
Eres la partida sin as en la manga que pierdo una y otra vez cuando te pienso, que son algunas.
Y ahí estás tú, en es instante solo presente.
Y yo, yo fui y estuve en otras bocas, otros cuerpos, otros labios pronunciando mi nombre.
Pero no estabas tú.
Eres la rayuela de mi vida, mi Maga perdiéndose en los puentes y yo como Oliveira, me ahogo de tabaco y música sabiendo de yo sabía que hay finales que no pueden concluir, y la piedra cae una y otra vez fuera de la rayuela


Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: