Y de repente…

Me he precipitado en ti y de ti y aún no se cómo,
será esta loca vida o esta vida loca sin respuestas,
porque sentir no tiene preguntas ni respuestas, ni por qués ni por cómo,
el sentir llega, te empapa y te deja mirando un mundo que parece haberse quedado en pausa.
Y es tu cuerpo el que va a la deriva de sensaciones anclado al punto de un mirada, a las caricias de unas manos, a mil besos robados que es cuando mejor saben lo besos,
y ardemos sin saber porqué.
Unas veces nos quemamos y otras como fuego de artificio nos quedamos en el cielo, bajando poco a poco a la tierra para vivir el amor de verdad.
Sin explicaciones, sin más pecados que los deseados, sin perdones.
Resucitados, nos comulgamos con miradas a pleno sol o furtivas, con ases en la manga y bajando esa manga que sobra sobre la piel deseada.
Así es el torrente de sentir, una ducha intensa de sensaciones y un baño de deseos cumplidos o por cumplir, pero vivos, siempre vivos, bebiendo de esta única vida que tenemos por vivir.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

2 comentarios sobre “Y de repente…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: