Piel de mar

Desde ayer por la tarde puedo oir sus olas crujir, chocar contra las rocas y saltar sobre lo humano construido, cruzar el paseo e ir más allá. Esta mañana me acerqué a ver mi Mediterraneo embravecido, nací con su olor pegado a mi piel y nuestra historia de amor se hizo eterna, no me sé encontrar lejos de él.
Madre Gaia nos habla más que nunca a través de ella misma, en cada gesto nos muestra su belleza y fuerza poderosa.
Ahora la escucho a través del oleaje que sigue sin parar con su canto que cuenta mil historias marineras.
Paz en mí, sosiego de sentirme abrazada por él. A su sonar me entrego y emmudezco más allá del miedo, asentada en el amor, ese amor universal al que os invito en voz de Gaia.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

A %d blogueros les gusta esto: