Amanecer, si toca.

Me robaste por dentro,
ahí donde escondo lo mas real de mí,
como muñeca de trapo rajaste mis costuras,
quedó fuera parte del relleno,
traté de meterlo de nuevo en mí,
coser sin maña lo agujeros donde dolía el alma,
porque esa, tambien duele a algunos.
Intenté cerrar los ojos a una noche eterna,
no podía,
queria vomitar los besos no dados,
romper a pedazos las caricias heridas,
escupir tu piel atragantada entre mi boca y mi garganta.
No pude.
No se puede romper el aire ni hacer trizas los instantes pasados.
Me senté a la orilla de la playa,
demasiado temprano para casi todo,
quizá demasiado tarde para mí.
Miré los cubos del rompecabezas con ojos de niña,
me faltaban tres piezas,
el mí, el tú y el tiempo perdido.
Tarareé una canción de Serrat y con los primeros turistas huí a mi cueva.
Así llamo yo al rincón en el que permanezco.
Hoy amaneció gris.
Mañana, es una humana ilusión,
solo el universo sabe si abriremos de nuevo los ojos.
Quité la alarma del despertador.

Publicado por Nuria Barnes

Soy un cuerpo construído de poemas, de los que leí, y de los que la vida escribió en mí y yo para ti. Narro historias, porque sino escribiera me faltaría el oxígeno para vivir.

4 comentarios sobre “Amanecer, si toca.

    1. Casi siempre escribo así, me tiene que brotar de dentro, si intento otra forma, me pierdo. Muchas gracias. Sí, en la realidad hay de todo, pero no hay que perder la fe. 😉

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: