Las caricias del recuerdo.

Después de recoger los restos del primer gran naufragio se escondió en eternas jornadas de trabajo y un puñado de abrazos desinteresados de amigos y conocidos, y se acomodó en ellos. Los primeros meses fueron una locura de novedades, cenas, reuniones, salidas y entradas, y en una vorágine de acontecimientos pasó la Navidad y elSigue leyendo “Las caricias del recuerdo.”