Dos galgos

     Cuando le dijeron que su marido estaba muerto no pudo gritar, miró a los ojos de los dos agentes y cayó de rodillas sin pronunciar una sola palabra, ni un grito, nada.    Aquello era lo que más odiaban de su profesión, anunciar a los vivos la pérdida de los que amaban, niSigue leyendo “Dos galgos”

Tú infinito

Porque te amo, de esa manera en que el corazon se engrandece y te ocupa, en este instante de amor en mí para amar, la luz irradia desde mi cuerpo y te alcanza, mezo tu cuerpo tranquilo, y al oído te soplo fe en mí, en este amor nacido para abarcarnos, entre silencios, palabras pensadas,Sigue leyendo “Tú infinito”