Ya es pasado

No es cuestión de tiempo, sencillamente ya no me veo, no se verme en un ayer que abandono lentamente. Presente. Ser. Hoy. Ahora. Unos minutos. La respiración de Jerai dulcificando mi tarde me arrulla. Necesito decir lo que siento de hecho. Tengo la palabra aparcada en un lugar de esos donde no encuentras el coche.Sigue leyendo “Ya es pasado”

Lloran las calles

La oscuridad temprana del otoño prende a media tarde las luces en los hogares, quizá más habitados de lo habitual, las ciudades y pueblos están a media luz, parece como si el farolero de antaño se hubiera olvidado de iluminar la vida, una vida prendida de silencios en calles oscuras, sin almas que las transiten,Sigue leyendo “Lloran las calles”